Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Seleccionar página

Las sopas y cremas frías andaluzas son tan versátiles que nunca dejan de alimentar nuestra creatividad: salmorejo, porra antequerana, gazpachuelo, ajoblanco… Y entre ellas no puede faltar el popular gazpacho, una receta que casi admite tantas variaciones como seguidores tiene en todo el mundo.

En otoño nos despedimos del calor, pero todavía nos quedan algunos días de buen tiempo en los que aprovechar para deleitarnos con un gazpacho muy original, de mango y tomate. Seguro que sorprende a nuestros invitados y está tan rico que querrás saborearlo en cualquier estación del año.

Es una versión con un punto exótico y a la vez muy andaluz, porque el mango Trops, protagonista de la receta, se produce en la comarca de la Axarquía, en Málaga, y en la Costa Tropical de Granada.

Servido en forma de chupito o en vaso corto resulta el aperitivo ideal. Para redondearlo, lo acompañaremos de una regañá y un boquerón en vinagre, dos clásicos de la cocina andaluza, y una cucharada generosa de pico de gallo. Con esta preparación tradicional mexicana, a la que también hemos añadido mango para equilibrar su sabor, sustituiremos los típicos picatostes.

Ingredientes

Gazpacho

  • 300 g de mango maduro triturado (pulpa del mango)
  • 700 g de tomate maduro
  • 700 g de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de pepino
  • 25 g de vinagre
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • 200 g de cubitos de hielo
  • Sal

Para acompañar

Pico de gallo

  • 50 g de pimiento rojo
  • 50 g de pimiento verde
  • 100 g de mango verde
  • 50 g De cebolla roja
  • Cilantro fresco
  • Sal
  • Zumo de limón
  • Jalapeños frescos (opcional)

Receta de gazpacho de mango y tomate

Cortamos el mango siguiendo estas sencillas instrucciones:

rituramos con una batidora (de mano o de vaso) hasta obtener la consistencia de un puré y reservamos.

Pasamos el resto de ingredientes también por la batidora y trituramos a máxima velocidad. A continuación, lo volcamos en un recipiente hondo y mezclamos con el puré de mango, removiendo bien.

Si en lugar de hielo preferimos añadir agua, deberemos dejar enfriar el gazpacho en la nevera al menos dos horas.

Cómo preparar el pico de gallo con mango

Cortamos todos los ingredientes en dados pequeños, los incorporamos en un plato hondo o bol y mezclamos todo con una cuchara. Si queremos que el pico de gallo pique un poco, podemos incluir también algún jalapeño fresco.

Añadimos la sal y el zumo de limón, y removemos de nuevo para que los ingredientes se empapen del aliño.

Solo nos queda servir nuestro gazpacho bien frío en los vasitos y coronarlo con una regañá con una capa de pico de gallo y medio boquerón en vinagre encima.

Un toque de mango al gazpacho de siempre

En nuestros chupitos de gazpacho de mango y tomate no se incluye pan porque el mango ya nos ayuda a darles cuerpo, con un resultado exquisito y saludable.

Pero otra alternativa a esta receta es preparar un gazpacho clásico y añadirle mango al gusto en la mezcla o en daditos para acompañar como picatostes. Si espolvoreamos un puñado de frutos secos recién tostados, tendremos también otro delicioso gazpacho con un sabor diferente y más otoñal.

Cómo escoger los mejores mangos para nuestro gazpacho

Podemos consumir esta fruta todo el año, pero para degustar mangos madurados en el árbol y recolectados en su tiempo óptimo, como los mangos Trops, los meses idóneos van de agosto a noviembre. Así que ahora están en el momento perfecto para disfrutar de todo su aroma, sabor y textura.

Además, los frutos maduros del mango son una fuente importante de vitaminas A y C, aportando también vitamina E, folatos y minerales como el potasio o el magnesio. Y, al ser ricos en fibra, ayudan a regular el tránsito intestinal.

Para escoger un mango maduro, listo para comer, tenemos que observar que esté ligeramente blando y que desprenda bastante aroma. Algunas variedades permanecen verdes, por lo que el color no es el mejor indicativo de su madurez.

También puedes adquirirlos siempre frescos y en su punto en la tienda Trops.

Imágenes| Trops | Ewa Fournier le Ray